x
…corriendo el peligro. – Viaje al centro de la noche

Viajamos como locos, quizá haciendo cierta esa leyenda que asegura que cada vez que compramos un billete en un tren de larga velocidad, se desploma un hada en alguna de las Islas de coral de los Mares del Sur. Cada vez que, a través del teléfono y después de veinticinco minutos de grabación neutra indicando que todos nuestros operadores están ocupados, rogamos permanezca a la espera, una señorita llamada Gladys o un joven educadísimo que nunca se llama Baldomero, se compromete a hacer todo lo posible por ayudarte y para hacerlo, te indica que tienes colgar y conectarte online para sacar por ejemplo, una tarjeta de embarque rumbo a París, a Estambul o a Barcelona y en ese preciso momento desaparecen el Orient-Express y el Indian Pacific, Robert Stephenson y Agatha Christie, los Apeninos y los Andes y Robert Louis Stevenson y Emilio Salgari y Jack London y Marco Polo… y en algún lugar del Atlántico, a unos mil kilómetros de Terra nova, vuelve a sonar la Orquesta del Titanic entre brumas de sal. Músicas que no suenan en los largos viajes, largos como la noche que les resguarda, de quienes cruzan en patera o en los patines de los ferrys que llegan de Marruecos convirtiendo en terror lo que comenzó como otra locura , esta vez inquietud adolescente , de quien sueña viendo en la tele la vida que quieres y no la que te rodea. Senegal o Guinea, Etiopía o México, Siria o Irán, como antes España o Polonia, en una situación que nos condena a repetir la locura y convertir en ilegal lo que construyó al maestro Kapuscinski en reportero obsesionado con cruzar la frontera mirándose en el espejo de un corresponsal de excepción: Heródoto, el primer viajero. Locos por dejar de mirar adentro y salir huyendo en busca de lo que sólo estando lejos queremos cerca. Por inventarnos Ítaca y querer llegar los primeros. Por no atarnos al palo mayor y buscar las mejores fotografías de Helios y Calipso en los folletos. Viajamos como locos, corriendo el peligro.

*para el programa Viaje al centro de la noche de RNE

 

 

 

Leave a reply