x
La familia – Viaje al centro de la noche

Viajamos con….la familia, pese a que a menudo preferimos ignorarlo y gestionamos emociones y gestualidades, como si procediéramos de otro lugar, de otro país y hasta de otro planeta.

Sin embargo a pocos kilómetros al sur, en el continente del que tanto ignoramos, los ancestros se celebran como si convivieran aún entre nosotros. Viven entre los genios, los jins, en las copas de los árboles, y nos protegen y vigilan, no vaya a ser que nos torzamos, como renglones negros sobre el blanco del lienzo que nos queda por llenar mientras pasan nuestros días en la tierra

¿ Se han fijado en los largos saludos entre senegaleses, por ejemplo? Son un ritual que, siempre sonrisa en los labios, trae a la conversación a varias generaciones. Comienza con un ¿qué tal? (nangeen def en wolof) y termina cuando se ha encontrado una conexión en común a través de los apellidos de parientes y amigos. Algo parecido a la más moderna teoría que asegura que todos estamos conectados al menos en sexto grado…

Una familia global para un mundo soñado, Pangea, en el que el sufrimiento de todos sería el dolor de todos.

Y así la felicidad.

El mundo azul imaginado en Avatar, conectado y perfecto, que estalla en pedazos en cuanto enfrentamos a la familia a un día de Navidad en el caso de Europa, a un día de Acción de gracias en Estados Unidos.

El cine lo ha contado desde tantos puntos de vista que parece imposible añadir nada nuevo: de Happiness a Celebration o a la inolvidable Una historia verdadera ( The straight story) de David Lynch inspirada en un hecho real ocurrido en 1994, en el que nada (ni nadie) impiden al anciano protagonista de 73 años Alvin Straight cruzar el país desde Iowa a Wisconsin montado en su segadora John Deere, para reencontrarse con su hermano, gravemente enfermo, con el que no se habla desde hace más de diez años.

Viajamos con ( o por) la familia y ya ven, encontramos lo que no sabíamos que buscábamos: nos encontramos a nosotros mismos.

Prometí volver de Pedro Pastor Guerra (La vida plena)

*del programa de RNE

Leave a reply