Escribo, hago programas de radio, estudio filosofía en la Uned, escucho muchísima música, leo bastante menos de lo que quisiera. Últimamente, poca ficción. Hago muchos km de coche al día cuando no hay pandemia. Me gusta levantarme temprano. Disfruto mucho de mis amigos. Suelo pasear. Me gusta recorrer con tiempo los mercados y los cementerios. Cocinar, aunque cada vez lo hago menos. He cambiado el centro de la ciudad en la que vivo por el campo.

He viajado mucho, los viajes son una maravillosa oportunidad para ver a gente querida y conocer a quienes puede que también lo sean. Siempre me han gustado especialmente cuando están relacionados con lo que hago (escribir, hacer radio). Creo en el arte, la música, la literatura, el cine, la poesía, los amigos y la familia como fuente inagotable de equilibrio. No tengo una estación favorita, me encanta que llueva, la nieve, las tardes de primavera que se alargan, los otoños no muy fríos.

Soy del Cádiz y del Zaragoza, aunque no siga el fútbol. Disfruto mucho con mis alumnos de la Escuela de Escritores y en la Carlos III donde imparto clases de poesía y música respectivamente. Amo el cine. Actué en algunos cortometrajes de jovencita y aprobé (en el pleistoceno) el ingreso en la RESAD.

Me han pintado y fotografiado y dedicado poemas y han puesto mi nombre a algunas niñas preciosas, aunque el mérito de que me llame así es -como muchos otros- de mi divertida y guapísima madre. Tengo cuatro sobrinos a los que adoro y a quienes me gustaría ver más a menudo. He sido muy afortunada. Me gustan gustan muchísimo las flores y, antes de que me operaran por acromegalia, hubiese sido buena como nariz de algún perfumista o en una bodega. Estar cerca del mar me reconcilia con el mundo. Es muy posible que deteste las mismas cosas que no te gustan a ti y no quiero terminar este texto recordándolas.

Me gusta ser consciente, estar presente, seguir aprendiendo. Y te agradezco mucho que te interese mi trabajo y quieras saber de mí en primera persona.